Contra la autoridad

Cada uno de nosotros tiene una historia propia: sabemos que entre las sillas y el pizarrón, entre las ventanas y la puerta circulan temores, sueños, injusticias, esperanzas, prepotencia, complicidades, violencias y amistades con los que cada niño va construyendo su identidad. 

¿Podría haber sido de otra manera? ¿Eran necesarias esas dosis de frustración para completar la escolaridad? Si no lo eran, si existen otras formas de educar que además de ahorrar sufrimiento a los niños les permiten desarrollar mejor sus capacidades, ¿quiénes son los responsables de que no se pongan en práctica? ¿Quién es responsable de que hoy, en algún aula de sexto año de nuestro país haya un niño que, como Hernán, tiemble cuando el profesor le hace una pregunta? 

La autora se rebela contra diversos estilos de ejercer la autoridad (en el sentido más amplio de la expresión) que aún marcan presencia en nuestras instituciones y exigen ser revisados a la luz de los tiempos que vivimos. Sus textos no solo promueven el análisis racional sino que remiten al lector a su propio pasado escolar: de esa forma la reflexión acerca de vicios e inercias del sistema educativo se vuelve una experiencia vital y conmovedora.

 

¿Qué es lo que realmente sucede en las aulas de nuestro país?